Radios Libres > Hombres y software libre: reflexiones al hilo del caso Epstein – MediaLAB MIT – Stallman

Notícies

28.09.2019 - 17:57
Àmbits Temàtics: 

Post original publicado aqui

El escándalo por la investigación periodística que destapó la relación entre el MediaLAB del MIT y el delincuente sexual Jeffrey Epstein ha dejado muy mal parado a Richard Stallman por unas declaraciones suyas al respecto.

Sobre los hecho hemos escrito este artículo posicionándonos como Radios Libres. Pero quería también, a título personal, compartir algunas reflexiones acerca de estos hechos tras leer varios artículos, opiniones y comentarios dentro de grupos y webs de comunidades de software libre en los que participó o a los que sigo.

· Es cierto que Richard Stallman es un tipo muy particular, un “personaje” dirían algunos, con ciertas dificultades para las relaciones sociales y que en su vida no se ha caracterizado por ser un tipo que caiga bien a todo el mundo.

· Es cierto que desde distintos ámbitos y dentro de las mismas comunidades o de la misma Free Software Foundation están aprovechando para “cobrarle” algunas deudas pendientes del pasado y atacar su figura, llegando incluso a su «linchamiento».

· Es cierto también que con todo el revuelo la imagen de la Free Software Foundation o del movimiento de software libre puede verse manchada o debilitada.

· Es cierto el inmenso e incalculable aporte que Stallman ha hecho a lo largo de su vida al movimiento por la libertad del software y la cultura. Su filosofía inspira sitios como este.

Aceptando todo lo anterior, creo que no deberíamos caer en la tentación de reducir el debate sobre estos puntos, que son las consecuencias que están provocando las palabras de Stallman y excusar los hechos verdaderamente importantes argumentando que son unas “declaraciones desafortunadas”. Tampoco cerrar rápidamente la discusión con aquel argumento, muy manido desde la izquierda y las organizaciones sociales, de que si hablamos “estamos haciendo el juego a los enemigos del movimiento”. Creo que es necesario no ignorar lo sucedido y enfocarnos en discutir sobre lo esencial.

Las manifestaciones de Richard Stallman en torno al caso MIT/Epstein son intolerables. Además, no se tratan de unas simples palabras en un correo, sino que es una postura que Stallman mantiene desde hace tiempo sobre las relaciones sexuales con menores y a las que hasta ahora, no habíamos prestado ninguna atención.

Creemos que la decisión de Stallman de renunciar a la FSF fue acertada. Un movimiento y una fundación que defiende la ética y la libertad en el ámbito de la tecnología no puede seguir siendo representada por una persona que no se posiciona claramente en la defensa de la libertad y los derechos de las niñas y los niños. No es coherente.

Recordemos, además, que no sólo Stallman salió a defender al director del MIT, Joishi Ito. También otros renombrados hombres del mundo de la cultura como Lessig y Negroponte lo han hecho. Basta ya de esta actitud de manada de hombres defendiendo a hombres por el hecho de ser hombres. No existe una “caza de brujos” desde el movimiento feminista.

Las mujeres han sido y siguen siendo violentadas en todos los ámbitos por hombres que ejercen su poder y se aprovechan desde su posición: en el cine, en la ópera y también en el ámbito de la tecnología y los movimientos sociales. Y los hombres seguimos empeñados en ignorarlo porque no somos quienes sufrimos las violencias sino quienes las ejercemos. Porque además, no debemos soportar las violencias diarias de gente que se cree con derecho sobre nuestros cuerpos; porque no debemos demostrar doblemente lo que sabemos; porque no debemos escuchar que hemos llegado a puestos de gerencia a través de “favores sexuales”; porque no debemos sufrir el acoso de machitrolls en la red y fuera de ella.

El movimiento del software libre va más allá de Stallman y Lessig. Va más allá de cualquier persona. Somos un colectivo. Y será más fuerte en la medida que los hombres que lo ocupamos desterremos nuestro orgullo y afanes de liderazgo, nuestra prepotencia y nuestras justificaciones a los violentos, como si no tuvieran nada que ver con nuestras luchas por el conocimiento libre.

Tenemos que aprender, reflexionar, hacer autocrítica, y trabajar activamente por la construcción de espacios seguros y sin violencias hacia las mujeres e identidades diversas. Sólo así seremos mucho más libres.

+++++++++++++++++++++++++++++++
Tambien recomendamos leer: