LAS MÁQUINAS TAMBIÉN SUEÑAN. ROBOTAS FEMINISTAS PARA TWITTER por Florencia Goldsman

Notícies

02.12.2019 - 09:07

Autora: Florencia Goldsman

En el primer Círculo de aprendizaje y conocimiento libre feminista Dominemos la Tecnología nos tomamos tiempo para experimentar herramientas juntas. Con las manos en la masa observamos, imaginamos y creamos robotas para ocupar Twitter con nuestros ropajes, voces y colores propios. En esta nota compartimos cómo fue el paso a paso para aprender a programar robotas en Twitter para construir una internet feminista y de-construir (o explotar) al patriarcado.

Cada día se hace más difícil saber si interactuamos con humanos, robots o animales y esto aplica para las redes virtuales y (también) para nuestra vida fuera de internet. Si bien Facebook y su política autoritaria del nombre real nos obligó a entregar muchos detalles e informaciones íntimas de nuestras vidas a sus registros, hasta crear la ilusión de que estamos abriendo la puerta de nuestra casa e invitando a personas desconocidas a revisar nuestros cajones, hoy la internet (y en especial Twitter) nos sorprende con seres cuya conducta nos asombra. Convivimos con entidades de corazones digitales.

Para entender quiénes son estos seres emergentes y seguir el hilo de lo que estamos viviendo, es necesario pensar que las definiciones para botstrolls y robotas feministas son diferentes. En este caso nos detenemos a hablar de les (ro)bots, porque fueron las protagonistas del mes pasado en el primer Círculo de aprendizaje y conocimiento libre feminista Dominemos la Tecnología. Dichos espacios, realizados en formato de webinarios en vivo, son momentos de aprendizaje y experimentación desde una mirada lúdica de la internet y sus posibilidades para el activismo, está dirigido a todas las personas que colaboran directa o indirectamente con la misión de la campaña.

Para Steffania Paola, nuestra facilitadora, activista feminista brasileña; desarrolladora web, diseñadora y artista visual, parte de la colectiva acoso.online, co-fundadora de la servidora feminista clandestina.io, integrante de la red ciberseguras.org y una de las editoras de la publicación de arte contemporáneo teteia.org, es importante tomar en cuenta la diferenciación entre las diferentes naturalezas de los seres que habitan internet. Tal como señaló durante el Círculo, hay muchas posibilidades de usar un bot, porque además de expresar según lo programen sus creadoras, también es una herramienta y puede generar expresiones artísticas. Su carácter es complejo, situado lejos de los binarios.

La invitación de Steffania a usar estas herramientas se orienta hacia su costado lúdico: divertirnos, crear robotas que no necesariamente reaccionen al ataque de un troll u otros estímulos externos. Crear robotas performativas, disruptivas o, ¿por qué no? robotas que no responden a una función específica. Desde ese punto de partida se fue creando el primer círculo de aprendizaje libre y feminista organizado por Dominemos la Tecnología con apoyo de Oxfam.

Antes de contar cómo fue la experiencia en línea y en vivo del espacio de aprendizaje, es importante seguir introduciéndonos en las características de estos seres que habitan la internet. Sabemos que la noción de (ro)bot porta hoy una connotación que no tiene que ser necesariamente negativa. Veamos sus rasgos:

Un bot (diminutivo de "robot") es un software que ejecuta una tarea automatizada en línea, à realizando acciones mucho más rápido que las personas. Hay diferentes tipos de bots. Por ejemplo, los spambots se utilizan para recopilar direcciones de correo electrónico e información de contactos en línea. Hay 1.800 bots "aprobados" en la sección inglesa de la Wikipedia que ayudan a semiautomatizar la edición rutinaria de sus páginas. Los ataques de denegación de servicio (DDoS) que se despliegan con el fin de impedir el acceso a un sitio web o plataforma por un determinado período de tiempo son también otro ejemplo de lo que los bots pueden hacer. A través de un botnet, una persona u organización que controla dicho conjunto de bots, puede ejecutar en miles de computadoras repartidas por todo el mundo un ataque DDOS hacia una página determinada para impedir su funcionamiento. (MANUAL ZEN Y EL ARTE DE QUE LA TECNOLOGÍA TRABAJE PARA TÍ, 2016, n.p, en línea).

Les bots tienen la capacidad de publicar contenido y recoger información así como también “clickear” en diferentes objetos digitales. Twitter es una de las plataformas que hoy está repleta de bots que utilizan algoritmos para recoger información y enviar tweets. Muchas de las cuentas en Twitter son humorísticas y creativas; pero también las hay creadas para participar en campañas digitales de políticos/as de todo el mundo o ejecutar acciones de boicot maliciosas.

Hay robots que se dedican a buscar incongruencias en Wikipedia. Hay otras que contestan preguntas reiterativas en líneas de consulta de boletos de avión. Les robots internos de Twitter trabajan mediante algoritmos detectan que un hashtag determinado esta siendo repetido de manera masiva y lo posicionan en la lista de Trending Topics (o tendencias).

La robota de la campaña Dominemos la Tecnología, por ejemplo, se dedica a twittear los buenos días criticar, al mismo tiempo, las plataformas de internet comerciales en Latinoamérica en espacios como la universidad, los territorios despojados, espacios culturales transhackfeministas, en las plazas, entre otros. La audiencia no es indiferente, algunas personas le dan “me gusta” o la retwittean. No está sola, forma parte de un pequeño ejército de robotas rebeldes creadas para desestabilizar con humor e ironía las redes sociales en las que interactuamos a diario.

Alma de robotas

Internet es todavía, pese a su sesgo hiper comercial, un espacio de juego, experimentación y aprendizaje. Las robotas surgen de un espacio abierto para experimentar con las tecnologías. Para compartir la posibilidad de creación, brecha que aún es posible cuando nos juntamos, cuestionamos la red tal como es y nos ponemos manos a la obra con ideas, sentimientos y ganas de hacer. Por eso hemos creado una serie de encuentros en línea, abiertos, gratuitos y libres para que ciberfeministas curiosas de todo nuestra región y aledaños participen, creen, interactúen y pongan en acción conocimientos con los que podamos ocupar la web de manera creativa.

Steffania Paola, quien nos guió a dar los primeros pasos en el primer círculo de confianza feminista Dominemos la Tecnología y facilitó el taller con el nombre “Las máquinas también sueñan. Robotas feministas para Twitter”, comenzó el taller virtual señalando que lo siempre pasa al iniciar este tipo de talleres es la duda que confunde los bots con trolls o machitrolls, pero como vimos antes hay una diferencia: (en general) por troll se conoce a alguien que esta dedicado a acosar, criticar en internet, relacionarse de una manera negativa. De todas maneras un troll puede ser un bot, pero eso no significa que todos los bots son trolls.

En el Círculo navegamos diversas posibilidades de robotas para una internet feminista. Creadas con material de este taller pero en experiencias previas en otros países, vimos el caso de Bototadice creada en Paraguay, y definida por las propias programadoras como “una viuda feminista agresiva feliz”. Compartió Steffania Paola que las personas que la hicieron pensaron en la foto de perfil, también en la foto de portada. “La regla de oro es antes de poner a funcionar la robota, detenernos a pensar el concepto, qué es lo que va a decir la señora y de cuánto en cuánto tiempo se va a publicar un nuevo mensaje de esta señora en Twitter”.

También vimos otros ejemplos, como el que sigue, que mezcla un perfil activista una persona real que decidió mezclar tweets propios con los de la robota:
https://twitter.com/LACHAKALARIXXO

Por su parte esta cuenta nos invita a abortar diferentes cosas de diferentes maneras (con mucha ironía, por supuesto)
https://twitter.com/yuyerasfem

A partir de los ejemplos compartidos e inspiraciones que aparecieron en el momento o tal vez ideas que las participantes acarreaban desde hace tiempo fuimos tomando el precioso tiempo de crear, probar, ver los errores, y probar otra vez. Nos topamos con el ensayo y error como proceso necesario que nos hace avanzar como movimientos y como personas.

Una manera muy práctica de conocer el paso-a-paso de cómo programar a nuestras robotas es seguir el divertido video que realizó Luchadoras al respecto que está diseñado según el guión que suele usar Steffania Paola en sus talleres.

También el perfil de Github de nuestra facilitadora es un excelente espacio de documentación del proceso (en español), y por supuesto se puede consultar los apuntes de la sesión que detallan consejos, respuestas a dudas que surgieron al poner en prática los aprendizajes y más ejemplos de código.

Parir robotas para colorear internet

Así hoy como resultado del primer espacio de aprendizaje libre y feminista impulsado por Dominemos la Tecnología, tenemos un grupo nuevo de robotas que inunda la Web con mensajes que celebran el trabajo y la organización feminista. Otras denuncian a les antiderechos o disrumpen con ironía y humor el torrente inagotable de mensajes de Twitter.

Es importante compartir que algunas de las dudas que surgieron respecto del armado de los guiones para las robotas pueden ser las mismas que te asalten a tí que estás leyendo este texto. Por eso en este link puedes ver respuestas a preguntas frecuentes, modelo de guión para copiar, pegar y modificar, así como modelo de guión con posibilidad de usar HT y participar de otras conversaciones en Twitter.

En este nuevo horizonte de robotas que sueñan encontramos a la organización feminista mexicana Cidhal celebra los programas de radio con perspectiva feminista en el mundo o conmemora accionar políticas públicas con perspectiva de género en el Estado. Por su parte, la robota de Marcha Noticias invita a compartir miradas, periodistas feministas y conocer medios autogestivos. Pony feminacida, por su parte, se declara cyborg, rural y abortista y se propone abortar el fraude heterosexual con una carcajada de sus amigas o cuenta sus “ganas de huir del machitroll con furor en la escuela”. Femina_tic desde su perfil nos ayuda a saber, a la manera de la primera ola de las ciberfeministas, que El ciberfeminismo no es una depilación cibernética así como tampoco es romántico y mucho menos “una ventana cerrada”.

De esta manera colaboramos en abrir otras miradas, acciones y reforzar o descubrir habilidades técnicas para utilizar internet y propagar narrativas orientadas a un mundo libre de violencias hacia las mujeres y comunidades LGBTIQ+. Los Círculos de aprendizaje y conocimiento libre feminista Dominemos la Tecnología se extenderán dando espacio para el intercambio, creación y puesta en marcha de nuevas formas de ocupar la internet y desmantelar, así también, al patriarcado.

Consulta el video de la sesión en vivo y los apuntes de la sesión.
 

Download pdf: 

PDF icon Robotas Feministas Apuntes.pdf